Case Study - Colegio Esclavas

El colegio Esclavas SCJ de Santander blinda su red Wi-Fi con WatchGuard y facilita el despliegue de 300 Chromebooks

Reto

Constituida en diciembre de 2012 e impulsada por la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, la Fundación Educativa ACI es una entidad de enseñanza concertada que aglutina a un total de 15 colegios distribuidos en diferentes Comunidades Autónomas que cuentan con una amplia trayectoria y experiencia en el mundo de la enseñanza. En esta institución, que emplea a un total de 884 profesores, se forman casi 10.000 alumnos en España.

Uno de sus centros, el Colegio Esclavas SCJ de Santander, ha emprendido un proyecto de innovación tecnológica para mejorar el aprendizaje de sus alumnos. En su compromiso por ofrecer una educación excelente y adaptada a los nuevos tiempos, debía modernizar su infraestructura TI y crear un entorno más homogéneo que permitiera la utilización de Chromebooks a los alumnos para, así, aportar mayor dinamismo y fluidez a su labor educativa.

El problema radicaba en que el colegio debía contar con una red Wi-Fi potente, dimensionada a las necesidades del centro y que permitiera utilizar los Chromebooks sin que sufrieran interrupciones de conexión o caídas constantes de red. Por otro lado, necesitaban una solución que ofreciera una seguridad Wi-Fi de confianza, robusta y escalable, y que fuera ágil y sencilla de administrar en los dispositivos actuales y futuros; pues el proyecto pasaba por realizar una primera implementación de 180 dispositivos Chromebook conectados a los servicios Google for Education – que a futuro, iría ampliándose paulatinamente al resto del colegio.

El aspecto de la seguridad también era crítico. Había que garantizar que los estudiantes no accedieran a contenidos inapropiados y evitar usos inadecuados durante la utilización de los Chromebooks. Para ello, se debían securizar las redes Wi-Fi existentes y todos los rangos de red procurando visibilidad y control sobre toda la instalación.

Todo esto hacía necesario implementar un Entorno Inalámbrico de Confianza que también permitiera combatir las 6 categorías de amenazas a las que se expone una red Wi-Fi mientras aportaba seguridad a la conexión del centro. Por si esto fuera poco, la escuela necesitaba tener todo operativo en alrededor de un mes, aprovechando el período vacacional de los alumnos.

Solución

El colegio cántabro confió en Soluciones Informáticas Personalizadas (SIP) para acometer este proyecto por su profundo conocimiento del mercado, su experiencia y por su demostrada solvencia técnica. SIP, que ya trabajaba en el área de mantenimiento TI con la escuela, entendió perfectamente lo que el centro necesitaba en esta nueva etapa.

Tras una auditoría, apostó por las soluciones de WatchGuard por su flexibilidad, y porque resolvían la problemática de la escuela ajustándose a su presupuesto. Para ofrecer una red Wi-Fi segura, rápida y sin interrupciones para el uso de los Chromebook, SIP desplegó un total de 6 puntos de acceso Wi-Fi WatchGuard AP325 habilitados con Secure Wi-Fi, garantizando así la protección de la red inalámbrica real, precisa y automatizada que el colegio buscaba.

“Gracias a la alianza tecnológica que WatchGuard mantiene con Google Chromebook, la tarea de registro, gestión y sincronización de los equipos Chromebook, así como la protección del entorno Chromebook, fue muy sencilla y automática”, explica Óscar Prado, profesor y coordinador TIC del Colegio Esclavas SCJ de Santander, que subraya que “la seguridad se ha visto reforzada y se ha mejorado la interoperabilidad facilitando la gestión y la visibilidad de todo el tráfico web.”

Adicionalmente, para una mayor seguridad de red, se instaló un firewall WatchGuard Firebox M670, de modo que el colegio se encuentra debidamente equipado para hacer frente al uso de vídeo extensivo, así como a la velocidad de conexión que se requiere para impartir las clases. Con este firewall también se ejecutan en paralelo motores de análisis de seguridad sin que se generen cuellos de botella que afecten al rendimiento. Además, está equipado con una suite que brinda al colegio una amplia variedad de servicios de seguridad como control de aplicaciones, bloqueo web y de spam, antivirus para el gateway, IPS y defensa de reputación, entre otros, protegiendo 24x7 al centro del sofisticado panorama de ciberamenazas avanzadas actual al que se expone al apostar por la digitalización de las aulas.

Resultados

La combinación tecnológica de soluciones WatchGuard realizada por SIP ha dado resultados muy positivos para el centro. No hay que olvidar que, a medida que el uso de wireless se ha convertido en una necesidad para el mejor desempeño de su actividad, la escuela también se expone a mayores riesgos, de ahí que la red Wi-Fi suministrada por WatchGuard y gestionada en cloud, haya aportado estabilidad y escalabilidad a la infraestructura TI inalámbrica de la escuela, mejorando notablemente el nivel de seguridad de las conexiones.

“Estos requisitos eran condición sine qua non con la que se debía cumplir. Hablamos de un entorno educativo en el que los estudiantes deben contar con las tecnologías más punteras para su formación, pero sin exponerse a los riesgos de Internet y sin que los activos y los datos del centro se vean afectados por un posible ataque, ya que estos, ahora, son bloqueados en tiempo real”, apunta Prado.

Esto ha sido posible gracias al despliegue de los AP325, unos puntos de acceso ideales para entornos de densidad media que incorporan tecnología 802.11 ac Wave 2 y MU-MIMO, y facilitan la conexión de varios dispositivos al mismo tiempo, ofreciendo un sistema sólido en lo que respecta a la conectividad inalámbrica.

Además, estos AP cuentan con WIPS habilitado, un sistema de prevención de intrusiones inalámbricas patentado que aporta un rendimiento inalámbrico de alta calidad, garantizando la aplicación de políticas de seguridad coherentes a través de todos los dispositivos conectados, lo que ayuda a proteger todo el entorno del centro y las conexiones de los alumnos desde sus Chromebooks.

Por otro lado, gracias a WatchGuard Wi-Fi Cloud, el centro ahora cuenta con una gestión simplificada y visibilidad total de la red desde una plataforma centralizada e integrada con el resto de dispositivos. Esto permite a la escuela ocuparse de lo que realmente es su objetivo: la enseñanza.

“La implementación de las herramientas de WatchGuard ha sido fluida y se han adaptado sin problemas a las infraestructuras existentes, y todo respetando plazos y presupuesto”, puntualiza Luis Peña, director general de SIP. “Además, la escuela sigue trabajando en el despliegue de Chromebooks y, lo que era inicialmente una instalación de 180 dispositivos, ahora ya suma alrededor de 300 y el proyecto se sigue ampliando hasta llegar a los 500 previstos en el plan inicial”.

Todo esto significa que el centro ya no tiene que sacrificar la seguridad para contar con las últimas funcionalidades wireless, pues lo tiene todo automatizado desde la nube a través de estos AP equipados con Secure Wi-Fi y WIPS.

“Estamos muy satisfechos con el trabajo, la cercanía y la eficacia de SIP. Su experiencia y conocimiento del sector han sido claves para apostar por WatchGuard”, afirma Prado. “Ahora, todo funciona perfectamente, no hay anomalías en la red y los alumnos pueden navegar tranquilos y seguros desde la Wi-Fi. Todo esto se traduce en una mejora de los niveles de productividad y en una enseñanza de mayor calidad para los estudiantes. No se puede pedir más”.a

Comparta esto: